Antes y después de los teléfonos móviles.

evolution movilesHace unos días vi un film policial ambientado en los años 40 en el que se daban algunas situaciones de emboscadas que hoy son realmente impensable, puesto que con una simple llamada telefónica o incluso un mensaje de datos se puede prevenir a la victima que evite pasar por el lugar donde le esta esperando una muerte segura.

Creo que hoy es para mi impensable salir de casa sin el teléfono móvil (obviamente como casi todos tengo un smartphone al que consulto para todo, pero por suerte cada vez menos). El otro día leí un tweet que decía, “salgo a la calle con la batería al 78 % y sin cargador, que sea lo que dios quiera” absolutamente real la paranoia que tenemos con esto.

Ya me cuesta recordarlo, pero se que hubo un tiempo en el que si quedabas con un amigo en un lugar y si no llegaba a tiempo, no te quedaba mas remedio que esperar calladito la boca. Hoy, como hayas quedado con una fémina ya un segundo después de la hora señalada te esta llegando un wsap preguntándote ¿donde estas?.

En ese tiempo ya lejano donde no tenia teléfono Mobil (ni “busca” que era otra locura que también estaba muy de moda) estoy convencido que era mucho mas libre, muchos de los que me quieren estaban mas intranquilos, pero yo era mas libre. Recuerdo una vez que con 17 años salí de casa un día después de comer era una día de comienzos de vacaciones y una cosa me llevo a la otra, un amigo aquí otro allá, una invitaciones para una fiesta que teníamos, un charla de bar por ahí otra por acá, en un momento dije “la noche esta en pañales” y ahí se fue todo al demonio, para que queremos mas, me líe y para resumir estaba volviendo a casa al otro día para la hora de la siesta, por ese entonces mi padre tenia su pequeño taller y volvía alguno de los medios días a almorzar en casa con mi madre, quiso la casualidad que nos cruzásemos en el portal del edificio donde vivíamos, el de salida y yo de llegada lo recuerdo como si fuera hoy con un tono tranquilo y cordial me saludo amistoso, me dijo –“¿que tal? ¿Te divertistes?  ¿Mucha joda?– yo conteste que si. Y me pregunto ¿Che no tenes una moneda?– metí la mano en el bolsillo al sentir el tacto del metal le dije que sí y extraje un moneda de un peso extendiendo la mano, cuando la estaba por agarrar me dijo,- ahh y si tenes una moneda, por que carajo no la pusistes en un teléfono publico para llamar a tu madre y le decirle que ibas a llegar tarde pedazo de boludo… dale subi que está super preocupada.

A la semana siguiente me dieron un teléfono móvil que parecía un ladrillo gris el cual yo me tenía que preocupar de tener siempre con saldo y que tenía que tener siempre operativo…

 

Hoy que en muchos lugares es el día del padre me pareció una buena idea contar esta anécdota familiar para homenajearlo y extender mi felicitación a todos los padres que con cariño e ingenio nos ayudan a crecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s