Cena de Navidad. (Tercera parte de la trilogía navideña).

cena navidaAhora si, ya sin mas preámbulos llegamos a la cena, que presenta varios inconvenientes, el primero que es una comilona alucinante, ya sea porque somos muchos de familia, ya sea porque somos unos exagerados, ya sea porque nos hemos decantado por seleccionar un menú de cosas que nos gustan, pero por razones de tiempo nunca cocinamos entonces hay que hacer bastante de ese plato nos gusta mucho o simplemente debido a que formamos parte de una familia tradicional y en estas fechas señaladas en nuestra cocina recaen platos como “ el pavo” (que en verdad es mas seco que la vida y esta muchísimo peor que el pollo, pero como es tradición se come pavo, terminaremos tirando la mitad puesto que no hay dios que se lo coma, pero la tradición es pavo, con gran guarnición de patatas azadas, varios entrantes y mil cosas mas, porque es la tradición, aunque ninguno se de cuenta que esa era la tradición cuando a la mesa lo mejor que se podía comer era el pavo, y los otros 200 platos estaban justificados por la asistencia de 30 comensales y ahora solo somos 4…pero es la tradición y hay que cumplirla). Por otro lado hay que comerse todo, dios no permita que se quede algo en el plato…

Antes de hablar sobre algunos de los inconvenientes de esta pos cena, me gustaría señalar que muchos de nosotros por no decir la mayoría llegamos a este evento un poco tocados, por no decir medio hundido, debido a el trajín que suele tener diciembre con cenas de empresa, comidas, cervezas con amigos, copas con ex-compañeros, festejos varios… Por tal motivo creo que los problemas gastronómicos no solo son a causa de una comilona sino que estas cosillas seguro influyen.

Un punto en cuanto a la cena que no quiero dejar de lado, es los invitados, Yo soy de los que creen que uno tiene que pasar estas fiestas con las personas que sentimos cerca de nuestro corazón, independientemente que sean familiares o no. Sobre todo estoy muy en contra de pasar las fiestas con parientes que no veo nunca o que si no fuera por este compromiso no se me ocurriría cenar con ellos ni loco. Cuando uno cena con las personas que quiere que por cierto seguramente durante el año te ves unas cuantas veces o al menos estas en contacto, y  siempre estas buscando cualquier pretexto para hacer una cenita con ellos y todo siempre sale genial, te ríes como loco y pasas un rato de lo más agradable.  En cambio cuando la cena es familiar con gente que no ves nunca ni te importa (por algo será que no los ves…) todo te resulta súper pesado, no tienes ganas de ir, si es en tu casa peor, te interrogas con frases del estilo de “ ¿Qué hago cocinando para tía Berta, si no la puedo ni ver?… Luego pasa lo lógico con gente que no se cae bien, cada conversación deriva en una discusión y la cena se te hace eterna y si llegas a ver a Papa Noel pasar por ahí con los renos, te nacen muchísimas ganas de pedirle que como regalo de este año te lleve a otra casa.

Para mi, lo comentado en el párrafo anterior, es lo que termina desencadenando una ingesta impórtate de alcohol, sobre todo porque ni bien comienza la reunión arrancas con unos aperitivos o si estas en clima calido con vermut o cervecita y ahí es donde tu cerebro dice, “campeón hay que hacer lo que haga falta, para no escuchar las tonterías que sabes que unos cuantos dirán” por lo tanto te tomas un par de copitas y comienzas a ver todo mas alegre, no te creas que los demás no tienen la misma idea, y copa va copita viene, llega la hora de sentarse a cenar y ya no sabes si te toca junto a los parientes que te caen bien o con los que en teoría no te hablas, pero vas tan contento que tampoco te importa. Y ahí es donde se produce para mí el milagro de estas fiestas de Paz y alegría…

 

Bueno amigos no quería terminar esta publicación sin desearles a todos muy felices fiestas, decirles que estoy muy feliz de que me lean y que me sigan. De no ser porque estamos esparcidos por todo el mundo algún día me gustaría hacer una cena con toda la gente que me lee. (Prometo que si alguna vez gano un premio millonario, intentare llevar a cabo la cena). Mientras tanto felices fiestas una vez más. Los dejo que tengo que irme a preparar, puesto que tengo la cena de navidad y afortunadamente la pasare con unos amigos con los que disfruto mucho de compartir buenos momentos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s