Filas, colas y turnos.

filasCada vez que me toca hacer un trámite, me da por pensar que consumimos una gran parte de nuestro tiempo en filas eternas, horas al teléfono por informaciones que no solucionan nada o que a duras penas rozan nuestras expectativas. Muchísimas búsquedas en Internet, que si para colmo eres de dispersarte (como yo) terminas descubriendo cualquier cosa, pero se te complica encontrar lo inicialmente buscado.

Es cierto que el cuentito de hacer fila ya viene desde el patio del colegio, donde para ordenar los cursos los maestros nos hacían agrupar de esa manera para estar alineados, todos quietitos y en orden (la forma en que le gustan a los adultos los niños). Todos calladitos haciendo exactamente lo mismo no sea que alguno tenga una idea, original y la liemos.

También reconozco que no es lo mismo hacer una fila por mera obligación burocrática, que por ir a recoger unas entradas para el cine. Recuerdo de adolescente haber hecho muchas filas y colas pesadas para sacar una entrada a un concierto o algún evento del mundo del espectáculo. Ahora me vienen las imágenes de alguna vez que recorrí toda la ciudad para comprar la entrada de una final de copa que afortunadamente puede conseguir. En esos casos la espera no pesa tanto, sino que es parte del ritual, es como saber que al final de esas horas de fila esa entrada te da la llave de un cachito de ACDC, Rolling Stones o tu tipo de música preferida. Porque asistir a un evento de esa categoría es ser parte de un momento absolutamente único y particular, son esas cosas que te gustarían que duren para siempre, pero que lamentablemente en el último acorde tienen su punto final (hasta la siguiente vez), pero cada encuentro es especial. Por eso creo que esas filas se hacen con ilusión y esperanza.

No olvidemos que en el caso de un concierto mal que bien estamos hablando de arte (independientemente que el grupo musical sea de mi gusto o no) en cuanto a un evento deportivo, librándonos de fanatismos cosa difícil en el fútbol, siempre que sea el deporte que sea, es en si una disciplina que forma el carácter y completa el espirito, presenciar una sana competencia deportiva es casi igual que el arte.  Podría seguir con otras actividades como cine, teatro danza, etc. Pero para el caso es lo mismo, que con los conciertos.

En estos últimos días he visto que la gente hacer filas matadoras para poder comprar el Iphone 6, lamento decir que esto un poco me supera, ¿Qué sucede? ¿Se acaban, o los primeros los regalan?… No puedo mas que tender a pensar que quienes no tienen una vida, no encuentran nada mejor que hacer que acumular cosas para creer que tienen algo… Será por eso que no les pesa gastar su tiempo en esas filas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s