Almuerzos sorpresas.

mama-source_c83Hubo una época en que alguien se preocupaba por mi alimentación.

Los últimos tiempos de esta época se dieron en una etapa en la que trabajaba por las mañanas y por la tarde iba a la universidad, pero tenía el tiempo justo como para volver del trabajo comer en casa y salir corriendo para la universidad. En esos tiempos mi madre solía encontrarse en casa a esa hora, con el tiempo justo para poner la comida en la mesa y salir corriendo para el trabajo.

Desde donde me dejaba el autobús hasta mi casa había unos 400 metros en los cuales me cruzaba con varios comercios dedicados a la gastronomía, panaderías, rosticerías, pizzería, etc… y para el medio día están en un momento alto de trabajo y estos locales despiden unos aromas maravillosos.

La típica duda que tenía en ese trayecto de 400 metros era  ¿me compro algo para comer o me arriesgo a llegar a casa que muy posiblemente algo este preparado para comer???.

Teniendo en cuenta mi suerte aunque había un 50% de posibilidades de acertar, siempre me equivocaba, cuando compraba algo, mamá había hecho milanesas con puré, cuando me la jugaba esperando un rico almuerzo, en casa mamá me esperaba con un panaché de verduras que es el máximo de la salud, pero para comerlo hay que amputarse las papilas gustativas.  En este orden de catastróficas desdichas, podía también esperarme una polenta o un guiso de lentejas que alimentar, alimentan muchísimo, solo que este menú madre también te lo servia en verano y con 40 grados centígrados a la sombra una polenta te hacia sudar en la mesa más de lo que suda un ciclista subiendo una pendiente de 45 grados.

Según mis cálculos los acontecimientos que relato, coincidieron con la última época que mi madre cocino, hoy que como lo que yo cocino o lo que puedo.

Mentiría si dijera que extraño esos guisitos en verano, lo que si extraño es esa época en la que volvía a las carreras a casa para que mi mamá me esperara no solo con un plato de comida sino también con todo su cariño. Mi hermana que tiene a mi madre muy cerquita y aun puede disfrutar de su cariño a diario, con toda seguridad lo que  extraña es la época en la que mi madre aun cocinaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s