Exagerados. ( ¿quien no conoce a alguien así? ).

exageradp Llevo tiempo pensando que la gente que es exagerada tiende a ser considerada, gente mentirosa. Pero según mi opinión son cosas bien distintas.

Si bien es cierto que los mentirosos no tienen muchos fans, puesto que para mentir hay que saber hacerlo, no es solo cuestión de ir diciendo cosas que no son ciertas una detrás de otra, sino que hay que saber que para que una mentira sea efectiva ( es decir que pueda ser tomada como una verdad) es primordial saber elegir el momento, el tema y a la persona que le diremos esa mentira, de lo contrario sucederá que para justificar esa mentira deberemos decir miles de mentiras mas y no serán creíbles.

La gente que es exagerada si bien no tiene la intención de mentir descaradamente, al deformar tanto la realidad termina teniendo la misma credibilidad que el mentiroso del pueblo.  Cuando hablo de exagerados claramente me refiero a quien no puede evitar agrandar cada cosa que dice o cuenta. Es como si entre la verdad y sus bocas hubiese un lente de aumento que lo desdibuja todo, y así es como un simple resbalón del vecino se transforma en una caída espectacular de varios pisos por escalera con intervención de agentes sanitarios para controlar la situación.

En este orden de cosas debo decir que en la familia de mi padre abundan estos especímenes, cosa que hace que algunas anécdotas familiares no pueda saber si son verdad o mentira. En otros casos si no fuera porque yo he estado en ese momento luego cuando lo cuentan la historia pensaría que están hablando de otra cosa. Posiblemente sea por eso que no soy muy dado a las reuniones familiares.

Alejándome de la teoría que nos dice que los grandes narradores por lógica incorporan a sus relatos algunos recursos para enriquecer la historia, “hacerla más atractiva” (Grandísimo Negro Fontanarrosa Te amo),  sino por el contrario estoy pensando en quien agiganta absolutamente todo lo que cuenta, desde el tiempo que tardo en cocinar una magdalena, hasta el estado de su automóvil.

El problema que generan los exagerados al proporcionarnos datos erróneos es que lo único que generan es confusión. Si le pides que te indiquen que tan lejos queda determinado lugar, o te dicen mucho más cerca de lo real o mucho más lejos, conclusión siguiendo sus premisas o llegas con mucha antelación o muy tarde…

Pero para mí lo peor es cuando cuentan un acontecimiento o anécdota, puede llegar a suceder en estos casos que hasta el protagonista de los hechos relatados que les parezcan tan nuevos como al resto de los oyentes.

Lamentablemente he crecido en torno a gente que lleva la exageración como un estandarte y confieso que conversar con este tipo de gente es al menos complicado, puesto que estas hablando de una mala experiencia en un barco, y ellos te interrumpen para relatarte una experiencia en la que hace parecer a Titanic un paseo por el parque. Si hablas de Cine, por ejemplo la última película de Robert De Niro,   Increíblemente ellos siempre conocen a alguien que es el primo, de un amigo, que es vecino de alguien que una vez le se lo cruzaron en un aeropuerto y por ello ya cuentan que lo conocieron o que es prácticamente un amigo íntimo. Si hablas de la nueva publicidad de un coche novedoso, esta gente jurara que lo habían contratado como piloto de pruebas cuando  le estaban haciendo los últimos retoques técnicos al vehiculo.

Creo que estos exagerados no lo hacen con ninguna maldad, pero sinceramente desde aquí creo que ha llegado el momento de decirles “ya, no te creo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s