Esa camisa triunfadora.

camisaOjala coincidan conmigo, que todos tenemos una camisa ganadora o al menos una prenda con la que nos sentimos mas guapos.

Yo digo camisa, pero puede ser cualquier prenda, unos pantalones, unos zapatos, por que no un sombrero o unos lentes de Sol (me parece que a Bono esto le funciona), en las mujeres esta teoría puede tomar dimensiones desproporcionadas, la prenda talismán puede también ser un bolso o cartera, un cinturón, falda, pañuelos, fulares, botas, etc…

Lo cierto y curioso es que no importa realmente como nos queda esa prenda, ni si es realmente elegante o delicada, sino como nos sentimos con ella, nos la ponemos y ni nos hace falta mirarnos al espejo, ya sabemos que estamos muy guapos.

Lo increíble es que llega un momento, que esa prenda pasa a ser una especie de amuleto mágico, que no solo nos hace sentirnos atractivos, sino que también, nos da una confianza extra.

Como ejemplo comentare que hace años en la universidad el día del examen un compañero me dijo, “la verdad mucho no pude estudiar, pero hoy apruebo seguro tengo puestas las medias de Platense”.

En otro orden cabalístico de la moda, pero de igual intensidad, rescato la situación común en la que para un evento o circunstancia especial nos ponemos esa camisa que sabemos o creemos que nos queda muy bien, y antes de salir de casa decimos “hoy triunfo”. Para este caso recuerdo una camisa negra con rayitas marrones de mi amigo Carl…( no diré su nombre para mantener su anonimato), quedábamos para salir a ver si podíamos robar un mendrugo de algo parecido al amor, y cuando proponíamos lugares, el me decía “vamos donde quieras que hoy me pongo la camisa que me hace guapo” reconozco que dicha prenda no le quedaba nada mal.

Si bien confieso que soy un hombre que no me caracterizo por seguir los vericuetos de la moda, siempre intento no parecer desaliñado, recalando en un estilo sobrio, pero por sobre toda las cosas cómodo, no comprendo la idea de ir con una prenda que me resulte insoportable por el solo hecho de levantar la bandera de “antes muerta que sencilla”.

Un poco esta es la cuestión que pretendo transmitir, dándome cuenta que no quiero mil camisas de moda en mi armario, solo quiero algunas, pero todas que sean camisas triunfadoras, quiero zapatos que cuando mis pies estén en ellos mis dedos se muevan contentos y seguros. No me interesa si el pantalón me levanta mi ángulo ciego o si me marca mis símbolos viriles, quiero simplemente que me libre de incomodidades.

Por ello y para concluir creo que es interesante remarcar, que en la moda como en la vida no solo es importante lo que llevamos, sino como lo llevamos… y hoy que ya es viernes os invito a ponernos esa prenda preferida y a comernos el fin de semana que para eso lo hemos estado esperando durante 5 días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s