Vuelos de ayer, hoy y siempre.

Odiaría que algo de esto no les hubiera pasado nunca.avion

A lo largo de mi vida tuve la suerte o desgracia de tomar unos cuantos vuelos, pero lo cierto es que esto pertenece a mi vida como adulto, de pequeño para mi volar era como un sueño, una actividad que solo veía en las películas.

Admiraba a personajes como James Bond subiéndose a los aviones, viajando en business, en el control policial le preguntaban si el viaje era por negocios o placer, las azafatas le guiñaban el ojo al pasar, se desvivían por ofrecerle champagne, el caradura pedía vodka Martini agitado no revuelto y se lo servían en una copa soñada a 10000 m de altitud. En el asiento contiguo siempre le tocaba una mujer despampanante, que se derretía con la sonrisa de nuestro protagonista, y en cuando este les decía 2 tonterías ya estaban rendidas a sus pies.

Quizás por todo esto, es que siempre me ha gustado viajar, ya luego de grande, comencé a tomar aviones, y descubrí que todo lo que brilla no es oro y que en las películas hay mucha mas ficción de la que nos podemos imaginar.

Basta solo con verme pasar con prisas el control policial, donde tenemos que quitarnos los cinturones, los abrigos, si llevas botas las botas, todo poniéndolo en esas bandejas pequeñas y terminas pasando el detector de metales sosteniéndote el pantalones con una mano, para que no se te caigan, descalzo con esas bolsitas que te dan para los pies, que son una invitación a patinarte como camines más de 10 metros con ellas.

Por suerte la policía  no suele preguntarme si es viaje de negocios o placer y yo agradezco su profesionalismo y la falta de sarcasmo.

Siempre intento viajar con el menor equipaje posible, pero se ve que esa no es una costumbre muy frecuente entre los viajeros del sexo femenino, que siempre intentan colar un pequeño armario disfrazado de maleta de mano, lo que sucede es que ocupan todos los compartimentos para el equipaje de mano y yo siempre tengo que viajar con mi mochila entre las piernas (que por suerte no suele ser grande).

Por no hablar de la tripulación de abordo, que como viajes en una compañía low cost, no te faltan el respeto, puesto que nunca te han tenido respeto. Solo les falta escupirte para redondear su alarde de buenos modales. En lugar de ofrecerte el champagne o el Martini con vodka, te intentan vender desde el agua, perfumes, cigarrillos que no son cigarrillos y coronan la actuación con unos rasca y gana, a total beneficio del dueño de la compañía.

También están los pasajeros, la primera vez que viaje yo solo sin compañía, esperaba que junto a mi estuviera una de esas bellezas que acompañaban a James en los vuelos, pero como era de esperar, me tocaron 2 señoras que rondaban los 70 años, dispuestas a contarme sus batallitas de abuelas con nietos, me consolé pensando “ son toda ternura” mis experiencias posteriores lejos de mejorar, me dejaron recuerdos aun mas imborrables, como esa familias del opus con 6 niños cada una, que me acompañaron de regreso desde un vuelo de Roma, la pregunta mas interesante que discurrió en nuestra conversación fue “¿cual es tu iglesia favorita?”…

Por no hablar de cuando te toca cerca un niño de esos explosivos. Que se la pasan saltando y gritando todo el viaje. Se de un niño que ni bien se apago la señal de los cinturones, se desato y salio corriendo hacia la puerta con la intención de abrirla, los padres lo atraparon cuando estaba a un centímetro de la puerta, pero el niño seguía empecinado con su objetivo dando gritos, luego se paso todo el viaje haciendo ruidos con una herramienta de juguete que imitaba el sonido de un taladro eléctrico.

Como ven amigos, idealizar algo no suele ser bueno, nos pone a las puertas del desencanto, simplemente intentemos disfrutar de las cosas por lo que son y por las utilidades que les podemos dar, como en este caso; los aviones son fantásticos porque nos permiten desplazarnos velozmente y conocer lugares maravilloso, y entre gritos de niños, batallitas de señoras, talvez podamos leer un buen libro, mientras atravesamos unas nubes de ilusión para encontrarnos con las personas que queremos…

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s