Tardes de Megadrive.

mega driveAlgunos de nosotros pertenecemos a esa generación que jugó con la mega Drive.
Habitualmente alquilábamos los juegos y sólo comprobamos unos pocos. Ya sea por que eran los que mas nos gustaban o porque tocaban de cumpleaños etc.
La cuestión es que obviamente el juego que teníamos en propiedad, lo gastábamos, lo temíamos mega conocido y era difícil vencernos, cada tanto sucedía que algún amigo tenía un juego que nos gustaba a todos o que era lindo para jugar todos juntos.

World Trophy Soccer (U)En mi caso y el de mis amigos, esos eran los juegos de fútbol, y uno de mis amigos tenía un juego que se llamaba World Trophy Soccer (esto fue bastante antes del FIFA y del PRO EVOTULION) con en ese juego pasábamos muchas tardes jugándolo todos juntos, haciendo campeonatos, el juego estaba bastante bien para la época. Si bien todos le habíamos jugado muchas veces y hasta nos lo había prestado, pero la verdad es que mi amigo Dani era el propietario y el que mejor dominaba ese juego, los demás hacíamos lo que podíamos…

En esas tardes la historia era que entre todos jugábamos un campeonato y rogábamos que los cruces azarosos del destino y del fixture nos situaran lo más lejos posible de Dani, para intentar al menos llegar a la final y perder con él.

Cabe aclarar que como todos llegábamos bastante tiempo jugando a este juego, nos habíamos aprendido una jugada que bien sincronizada terminaba el 90 % de las veces con un gol, la maniobra consistía en lo siguiente, desde mas o menos el medio campo colgar un centro aéreo frontal a la media luna del área grande para que cabeceé el delantero centro, que corría raudo por el balón mientras era perseguido por el defensor, si el delantero lograba impactar el esférico, había muchísima posibilidades de gol, puesto que el portero se quedaba siempre a mitad de camino entre la portería y el balón. Esa era la jugada a la que todos apelábamos en los momentos complicados.

soccerPor otro lado Dani ejercía su papel de propietario del juego y como tal tenia un arsenal de jugadas aprendidas para reventarnos a goles en cada ocasión.

Una de esas tarde estábamos junto a Dani en su casa, con nuestro amigo Leo y quien escribe, una vez mas nos enzarcemos en un campeonato y quiso el azar que me tocara jugar con Dani, nos miramos con Leo y la expresión de sus ojos parecía decir, “mala suerte compañero a remar con dignidad”.

El encuentro comenzó como siempre, Dani dominando y sacando a relucir todos sus talentos y sus conocimientos derrochando talento y jugadas, Yo por el contrario me defendía a la desesperada, cual si fuera un gato panza arriba, intentando por todos los medios colgar ese balón al semicírculo del área grande, buscando esa cabeza salvadora del mi delantero.

Si bien es cierto que estaba viendo pasar la pelota sin tocarla más de lo que me gusta, solo estaba perdiendo 2 a 0 y en una jugada mi delantero se escapa y marca un gol. Dani saca del medio ataca, pero mis defensas interceptan el balón, pasan rápidamente al medio campo, cuelgo el centro a la desperada y 2 a 2, fuera de toda lógica, había empatado, pero Dani estaba confiado, tenia el talento y la experiencia suficiente para poner las cosas en su lugar, y por ello ataco con eficacia y puso las cosas 3 a 2 pero al sacar del medio parece que tenia a mis jugadores calentitos y logre empatar.

Entonces todo cambio, el partido se volvió trabado en el medio campo y cuando faltaba prácticamente nada, estábamos empatados a 4, pero de pronto un centro dejo la pelota a centímetros de la cabeza de mi delantero que salto como un ángel para enviar el esférico a la red. Era el 5 a 4 y lo más increíble es que justo después de validar el gol el árbitro pito el final.

Atónitos con la situación, mi amigo Leo me miraba como si estuviese presenciando un milagro, Yo no pude mas que estallar en gritos de jubilo, que se trasformaron en cánticos de victorias y dejándome llevar por la inercia del triunfo sin darme cuenta me quite la camiseta y agitándola con algarabía por sobre mi cabeza festejaba la victoria frente a Dani que estaba petrificado, no lo podía creer, pero de pronto la pantalla del televisor se fundió en negro y se materializaron las letras macabras de “HALF TIME”. Nooooooooo el horror, me había equivocado dejándome llevar por la emoción del momento y aun quedaba un tiempo, la cara de Dani se transformo, sus ojos estaban en llamas, era la imagen de la venganza del infierno, los jinetes del Apocalipsis se ponían los pantalones cortos para darme una lección futbolística, la cara de mi amigo expresaba “te vas a enterar, se acabaron las sutilezas”, era la furia de un titán dormido que se despertaba para aniquilarlo todo.

No pude mas que ponerme la camiseta en medio de un silencio sepulcral, mi amigo Leo bajo la mirada y meneo la cabeza de forma negativa…. retome los mandos de mi escuadra y decidí enfrentar mi destino, con dignidad, estoicamente, a falta de una estrategia mejor me encomendé a la cabeza de mi delantero.

Dani jugo genial se dejo de tonterías y lujos superfluos, se dedico a reventarme la red, Yo tal como lo dije, hice lo que pude los goles se sucedieron uno detrás de otro, abultando el resultado.

Al final de los 90 minutos cuando el árbitro dio por terminada la partida, el resultado era 14 a 15, si había ganado en contra de todo pronóstico y contra toda lógica.

Que paso esperaban otro final, pues se equivocaron, después de todo, si cuento la historia es para llenarme de gloria y recordar ese momento mítico por siempre. Jajajajaja

 

Dedicado a Dani y a los pibes que pasamos muchas horas con la Megadrive

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s