Camisetas compartidas.

De donde vengo tenemos la tradición de heredar algunas prendas, no solo, como es obvio esas ropas de recién nacido que en ocasiones un bebe no llega a utilizar y cuando nace algún otro bebe en la familia se dan al nuevo recién nacido para que las aprovechen.

viejas-camisetas-de-argentina-azul-talle-1-titular-2-m-gde-9581-MLA20017768000_122013-F De lo que estoy hablando no es solo de algunas prendas que las usa un niño y cuando crece como aun están en buen estado las aprovecha uno de sus hermanos. Sino que también estoy hablando de las veces en las que un pariente tenia una camiseta que te gustaba y se la elogiabas ( normalmente puede ser una camiseta relacionada con deporte de las míticas )  y con mucho amor un día esa persona, te dice te entrego esa camiseta que tanto te gusta cuídala.

A mi me encanta esta costumbre, creo que genera lazos interesantes, es compartir a una escala superior, prácticamente una comunión de la epidermis, hay por parte de quien sede esta prenda un acto de generosidad importante y por parte del nuevo propietario un compromiso de conservación muy curioso, se genera en ambos una alegría mucho más particular que cuando te compran una prenda que te gusta.

Es como cuando tienes la suerte de poseer la camiseta que alguna vez vistió un jugador de fútbol. Puesto que para ti no solo es la camiseta del club “X” sino que es tener la camiseta que vistió tal jugador. Incluso es posible que no te la pongas casi nunca o en contadas ocasiones solo para preservarla lo más posible y debido a que cuando te pones esa camiseta es como si su antiguo dueño te acompañara un poco.

napoli bCuando alguien a quien quieres te deja en herencia una camiseta, se genera algo como compartir un secreto, es imposible ver esa prenda y no sentirte acompañado, imposible no recordar alguna locura o particularidad de su anterior propietario. En mi caso podría contarles que en mi familia hay una camiseta, que tenia mi tío, se la paso a mi padre y este a mi primo después de un tiempo (hay que decir que ya comienza a estar un poco deteriorada) la hemos rescatado prácticamente de la basura y me la pasaron a mí que soy su actual feliz propietario, la guardo con total recelo y ya estoy pensando quien puede ser un digno heredero…

Puede ser por mi procedencia o mi crianza pero esta seudo-costumbre me parece muy buena, será por ello que me gusta mucho la canción que dice: “Mi hermano heredándome la pilcha aquella que vistió también a un primo, así fue que aprendimos el secreto de compartir los parches y el camino…” Pueden pensar que soy un tonto pero la única herencia que me interesa es la de los sentimientos.

Anuncios

Un comentario en “Camisetas compartidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s