Peculiaridades al volante.

goofi-en-cochePor suerte aun conservo la capacidad de sorprenderme, de no ser así,  si fuera de los que piensan que ya lo han visto todo, que no hay nada nuevo bajo el sol, bastaria  tan solo con mirar dentro de los automóviles que se encuentren por el camino, para cambiar de opinión.

Alguien tal vez podrán decirme que no debo ser ingenuo y que imprudencias hay en todas las actividades, pero yo creo que como las que se hacen al volante pocas.

No diré nada sobre casos de alcoholismo o drogadicción al volante, puesto que son enfermedades muy graves y por ello requieren un trato serio donde no caben risas. De todos los otros casos (que por cierto me vuelven loco) hablare a continuación.

Comenzare por un clásico de la imprudencia “hablar por el teléfono”: por más que nos digan que es peligroso, nada, hay tontos que siguen hablando y ni siquiera ponen el manos libres, van con la mano en la oreja (total la mano no es necesaria para conducir). Sé del caso de un viejo que lo paran en la carretera y el policía le dice -“señor usted va hablando por el teléfono mientras conduce no sabe que eso esta prohibido” y el anciano le responde -“uyy oficial y si usted supiera que solo tengo una mano” (el conductor era manco historia real). , para colmo ahora con el whatsapp muchos no contentos con las distracciones que provocan las conversaciones les agregan la complicación de ir escribiendo con el teléfono mientras conducen…

Hace unos meses hice un viaje en taxi y el conductor estaba utilizando una aplicación para jugar al póker online en el momento que me monté en su coche, la pantalla de su teléfono se fue al negro, pero en unos pocos segundos se volvió a encender la aplicación le indicaba que era su turno de jugar, lejos de bloquear el terminal, el taxista realizo su apuesta y continuo en el juego , la mano de póker online duro aproximadamente unos 10 minutos poco menos de lo que duro mi viaje he de confesar que el taxista continuo jugando todo el viaje, sin ponerse ni colorado, Yo sin palabras ante lo que estaba viendo, tenia hacer algún comentario por miedo a que me cobre un plus argumentando que no solo me estaba llevando a mi destino, sino que a la vez estaba presenciando gratuitamente un espectáculo deportivo…

Seguiré con otro clásico que no deja de sorprenderme, “Pintarse en el coche” cuando digo esto, me refiero a maquillarse, una vez mas las féminas nos demuestran su gran capacidad para hacer 2 cosas al mismo tiempo (obviamente no se responsabilizan del resultado ni dan garantías de hacer las cosas bien). A favor de estas mujeres diré que tienen un pulso increíble, solo comparable con su imprudencia, pero llegan muy guapas a destino, han provocado algún que otro incidente automovilístico en el camino, pero eso es lo de menos comparado con un buen make-up. Para mí estas locuras son incluso, una de las tantas pruebas de que dios es mujer, solo de esa manera se puede explicar que las proteja mientras conducen y se pasan el delineador de ojos (eye-liner) de lo contrario la mitad de las mujeres serian tuertas.

Esta semana vi, la imprudencia que me provoco escribir esta publicación y es “Comer al volante”, con cuidado que no estoy hablando de comerse un sándwich o una fruta como pueden ser un plátano o una manzana, etc. Tampoco me hubiera asombrado por un chocolate, turrón o incluso una hamburguesa, un hot dog o un kebap, sino que lo que vi era una mujer en un fiat 500 comiéndose con un tenedor una ensalada mixta que estaba en un Tupper sobre sus piernas, era obvio, una puede ser imprudente pero no por eso hay que descuidar la línea. (Una dieta equilibrada es fundamental), lo más interesante es que esta escena la vi en un cruce de los mas conflictivos de Madrid donde hay que estar muy atento para no sufrir un accidente. Esto lo presencie sobre la hora del mediodía, supongo que si me la hubiese cruzado por la mañana en el Tupper habría una leche con cereales…

Para concluir y no ser muy pesado con este tema quería comentar que conozco el caso de gente que se ha cambiado las “lentes de contacto” mientras conducía, no se si todos sabéis que con las lentes de contacto los ojos se resecan y tampoco es muy recomendable llevarla por muchas horas, por ello conozco a alguien que siguiendo estas dos premisas de los oculistas le pareció oportuno cambiarse las lentes de contacto debido a que  le empezaban a incomodar los ojos, sabiendo que iba en carretera y aun le quedaba muchos kilómetros por delante, pensó “no es muy seguro que conduzca con los ojos en estas condiciones mejor me quito las lentes y me pongo las gafas”, razonamiento normal si no fuera que hizo el cambio sin detener el coche. Si como lo han leído, siguió conduciendo todo el tiempo mientras se toqueteaba los ojos alegremente sin ponerse ni colorado…

Como dice un amigo mío, ser peatón debería ser considerado deporte de riesgo…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s