Por no confiar en las personas, terminamos confiando en las maquinas.

Muchos me dirán que estoy loco, que no es verdad, pero os puedo dar muchas pruebas de que últimamente por confiar en las maquinas, estamos confiando menos en las personas e incluso en nosotros mismos.

Os invito a realizar el siguiente ejercicio (ojo, realizarlo honestamente y verán que tengo razón): antes de que los teléfonos móviles tuvieran esta increíble capacidad para almacenar contactos, ¿cuantos números de teléfonos recordaban? y ¿cuantos recuerdan ahora?

Otro tema donde puntualmente se ve como nos ha ganado la dejadez, son los cumpleaños, antes éramos mas atentos con estas cosas y solo había unos cuantos que se sabían todos las fechas de cumpleaños, (normalmente esta gente era quien organizaba las colectas de los regalos para los homenajeados), hoy es verdad que seguimos felicitándonos por el cumpleaños, pero seamos sinceros, es solo gracias al mensaje de aviso del Facebook o al calendario del teléfono.

Buscamos por Internet, vuelos, pizzas, regalos, pareja (luego nos quejamos cuando la pizza llega fría, no esta bien hecha, o si ese regalo que parecía genial, cuando lo tocas no es tan impactante como parecía y ni hablar de las parejas, que si el delibery de la comida te la entrego fría, imagínate lo que nos presentan cuando en su perfil dice amable, sensible, busca amistad o lo que surja. Lo que surge de ese perfil puede ser cualquier cosa. Hay gente que dice: “tengo 1000 contactos en Factbook”, pero no puede quedar ni con 4 personas para jugar al padel.

Estamos perdiendo la caligrafía debido a que estamos tipeando cada vez que escribimos,  y ni hablar del la ortografía se que las lenguas evoluciones y aquel septiembre ya es setiembre, y que en un sms o wsap se intenta abreviar, pero que necesidad hay de utilizar estos atajos en la escritura normal…

Si leemos algo en la red o en los medios, ya damos por buenos esos datos, no se nos ocurrirá contrastar los datos. ¿Para que?.

La ultima, los coches que se aparcan solos, no sea que desarrollemos los reflejos y coordinemos  bien los movimientos de las manos y los pies.

 

walle-e-humans-in-the-spaceshipHace tiempo vi una película que se llama “Wall-E” es un film de animación de pixar para niños, en la cual plantean varias hipótesis, la que mas me preocupa es que dentro de 700 años los seres humanos pasaremos la vida en unos sillones flotantes, dichos sillones poseen un panel de control en el reposabrazos desde donde manejaremos todo, ya no se camina, nos trasladamos a todos lados en estos sillones flotantes, comemos por batidos para no tener que hacer el esfuerzo en masticar (obviamente estamos súper gordos)…

Cada vez que incorporo una nueva automatización a mi vida no puedo dejar de pensar en ese posible futuro de los sillones flotantes, y no me da ningún miedo, pero si me da mucha vergüenza…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s