Pasión, dolor y gloria. (una fabula de la infancia)

potrero

Bueno después de todo creo que toca contar una historia. 

Hoy al pasar por un parque he visto unos chicos jugar al fútbol y recordé cuanto me gusta ese deporte, cuanto he sufrido por el, y cuanto me he alegrado por algunos triunfos. También hay que decir que estos días estoy, leyendo a Sacheri y se ve que la pasión me gana.

Cuando era chico hubo un tiempo que viví en el barrio de paternal (Ciudad de Buenos Aires), yo tendría unos 5 o 6 años (en esa época era flaco y cabezón).  Después del colegio algunos días mi primo me llevaba a jugar al fútbol en lo que si bien era un potrero (un solar) para nosotros era como nuestro estadio personal, la canchita del barrio. He de confesar que por esa época yo era bastante malo para fútbol y para colmo no había tenido hasta el momento mucha practica futbolera.

potrero (1)En síntesis tenía muy poca idea, pero por suerte estaba mi primo para desasnarme. Como dije yo era chico y a él lo veía bastante grande, con grandes habilidades deportivas, todo aumentado por el sentimiento de admiración con el que se ve a un hermano mayor, puesto que para mí, mi primo era mi hermano mayor. Me imagino que para él seria algo parecido, solo que a la hora de llevarme a pegarle patadas a la pelota, tal vez seria un poco aburrido, para él, hasta que aparecían otros chicos para poder jugar.

Uno de los tantos días que fuimos a jugar al fútbol, sucedió en medio del partido, en una jugada donde el balón no tenia un claro dueño, que  en el fragor de la disputa, me caí con la grandisima suerte de aterrizar con el culo en un cardo (para el que no lo conozca, “el cardo” le informo que es una planta llena de espinas). Preferiría no tener que describir el dolor que sentí cuando muchísimas de las espinas del cardo se me metieron en los tiernos cachetes del culo.

La cuestión es que me encontraba en medio de nuestro campito con todo el culo lleno de espinas y mi primo me dice “mira mejor vamos para casa”, caminamos juntos los 200 metros que nos separaban de casa, con muchísima lentitud. Al llegar a casa estaba mi madre y ella lleno la bañera de agua caliente y me sumergió dentro, y me dijo “báñate bien”, muchas de las espinas se salieron con el baño, el resto me las quito ella con una pinza para las cejas.

Se que luego de este incidente, muchos habrían pensado en no volver al “potrero” nunca mas, pero eso jamás paso por mi cabeza, seguramente debido a que era un niño, o a que conmigo siempre estaba mi primo, que siempre me cuidaba.

Si bien nunca fui un virtuoso para el fútbol, es mas como dije al principio de pequeño era bastante malo, después de 30 años, siento que esos juegos en el potrero fueron la semilla de una pasión grandisima que hoy siento, y ese primo que me parecía tan grande y tan hermano, en estos días y a través de muchísimos kilómetros y muchos años, la verdad ya no me parece tan grande, aunque si lo sigo queriendo como a un hermano.

Seguramente todos de pequeños, hemos tenido un hermano o alguien al que queríamos como un hermano y que con su cariño y su presencia nos ayudo a crecer.

Como dice: Eduardo Sacheri, “A veces sospecho que una infancia dichosa es una carga. Un pecado brutal e imperdonable. Porque el asunto es después cuando te miras y te convences de que ya no sos un chico. Y que se acabo el tiempo legendario en el que ibas por ahí fundando el mundo y bautizando con sus nombres a las cosas”…

No se si hemos sido dueños de una infancia dichosa, se que somos dueño de una infancia que nos acompaña y que en ocasiones se vuelca en muecas sobre nuestro presente y condiciona nuestro futuro. En mi caso aprendí a disfrutar de lo bueno y aprender de lo malo.  Pero nada de eso hubiese sido nunca posible sin personajes como mi primo Nani…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s