Confesiones en peluquerías.

peluqueria

No se si han notado que en las peluquerías, suele suceder el fenómeno de que todas las conversaciones terminan derivando en las relaciones de pareja y lo mejor es que perfectos desconocidos terminan opinando sobre la vida de otros, durante el tiempo que están en el local y obviamente cuando el protagonista de la historia ya no está ahí se habla mucho mas.

Tal ves esto pase, debido a que nos solemos cortar el pelo siempre en el mismo lugar y de tantas veces que vamos, conectamos con nuestro estilista generando confianza, y como se sabe, la confianza a veces da asco, sobre todo cuando al peluquero/a le encanta hurgar en la vida de la clientela.

Bajo el torbellino de viento cálido y ruido del secador de pelo se generan conversaciones, forzosamente en voz alta que terminan siendo escuchadas por todos. (El problema es que cuando uno escucha, en ocasiones si puede piensa y no puede evitar sacar sus propias conclusiones).

En estos modernos templos capilares se suceden conversaciones de este estilo:

  • Peluquero (P): ¿cuéntame como te va con ese chico que estas saliendo?
  • Client@ ( C ): bueno la verdad, nos hemos dado un tiempo. A lo cual todos los que escuchan piensan (de eso nada guapa, te ha dejado, debido a que se acuesta con otra).
  • P: pero y eso? Tu le has pedido un tiempo o fue él?
  • C : en verdad fue de común acuerdo. (En ese momento ya a nadie en el salón le quedan dudas, él te ha dejado por insoportable, para peor de males sigues enganchada, íntimamente pensando que mañana te llamara, para pedirte disculpas diciendo que eres el amor de su vida y la verdad eso nunca pasara…).

Otra respuesta que también se escucha mucho es:

  • C : La verdad es que la relación se nos había agotado. (Si mi vida, lo que se le agoto a él fueron las ganas de verte la cara, que para colmo te estas poniendo mechas rubias y no te quedan bien).

De igual manera, una de mis preferidas es :

  • C : mira sinceramente Yo nunca me lo tome en serio, éramos mas bien buenos amigos que nos gustaba pasar algo de tiempo juntos. (Cuando escuchas estas palabras todas las personas que están esperando que se les seque el tinte para poder peinarlas, llegan a la conclusión de que te han dejado, puesto que la cosa se estaba poniendo seria y él de eso no quería saber nada, y para que te haces la superada, si se te nota en los ojos que llevas una semana llorando y hasta se te a cortado un poco la voz al hablar de tu difunta relación).

Las peluquerías de caballero son mas o menos lo mismo, solo que con autos y deportes. En los que todos mienten contando sus logros esportivos inexistentes. Todos han jugado partidas de fútbol épicas y si no han llegado a jugar en primera división es debido a que no han querido (el resto de los presenten piensan, pero si con esas piernitas no puedes jugar ni de banderín de corner).

O esta el que cuenta que de joven era un gigoló (los parroquianos no pueden evitar pensar será que de joven eras el hermano guapo de Brad Pit y en los últimos años tuviste un accidente con una bomba de neutrones que te dejo así de arruinado).

Incluso recuerdo de pequeño una peluquería situada dentro de una galería, donde entre la oferta literaria para palear el tiempo de espera se encontraba “la Interviu” y había quienes se la leían mientras le cortaban el cabello y sin ponerse ni colorados desplegaban el triple póster central mientras el mago de las tijeras le arreglaba el cuello.

Ya sea en salones de belleza capilar, para hombre, para mujeres o mixtos (que se llevan mucho últimamente). Lo que es un común denominador es que si ha pasado un cliente con una historia curiosa por la mañana, se continuara hablando de esa historia durante todo el día.

Por fortuna desde hace unos años, me he salido del martirio de escuchar estos comentarios, puesto que voy a una peluquería con clientes interesantes que gustamos de escuchar música mientras J nos corta el pelo (no diré donde es para que no se nos llene de gentuza) y lo único que comentamos riéndonos son las cosas como estas que pasan en patéticas peluquerías.

Si no te ha pasado de estar esperando para cortarte el pelo y escuchar alguna de estas cosas, es que eres calvo…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s