Parejas con o sin Apoyo moral.

dieta1

Hace unos días un amigo me comentaba, que su pareja, decidió empezar la dieta para bajar unos kilitos, que subió en las navidades y que parecen no querer irse fácilmente (inmediatamente me compadecí del pobre diablo). Como bien sabemos cuando tu pareja esta a dieta, ella o el, no lo saben, pero tu por carácter transitivo también estás a dieta.

Frente a esta situación critica solo quedan dos caminos, o te unes en la cruzada del hambre eterno contra esos kilos traidores (suele ser lo mas practico, puesto que en breve descubrirás que en casa ya no hay víveres, mas que un limón) a eso le llamo “apoyo moral”, o la otra opción, es rebelarte contra el sistema conyugal y seguir comiendo como un cerdo sin ponerte ni colorado.

Este ultimo caso es el que quiero tratar; si te has decidido por este camino lo primero que quiero decir es: que sepas que los hombres te admiramos, por tu valentía, por tu coherencia y por no renunciar a hacer lo que te gusta. Lo segundo que quiero decirte es mándame un mail por privado, que te paso el teléfono de un abogado especialista en divorcios, sé que lo vas a necesitar.

Evidentemente el problema de esta postura es, que a corto plazo puede ser placentero ( ese momento mágico comiéndote una hamburguesa con patatas fritas y un huevo frito o una pizza con una cerveza bien fresquita, cuando en frente hay una ensaladita de brotes de soja, pero… como muchísimo al segundo día de este evento, te encuentras en un infierno y para peor descubres que en la practica es muy difícil cocinar algo bueno para uno, menos si como ya dije en la casa no hay víveres ( bueno quizá los hay, pero son todos estos alimentos de dietas que son peor que nada, puesto que cuestan el triple y no saben a nada).

Olvídate de esas mujeres que cocinaban para sus mariditos a gusto del señor y que mientras para ellas se preparaban un panache de verduras con poca sal para su pareja le cocinan un cordero en su salsa con patatas noisette, para mi ese tiempo es una leyenda que no llegue a conocer y en el fondo creo que nunca sucedió, algo así como los dinosaurios, si encuentras alguno es un museo. Luego otro dato importante es el humor de la compañera, que suele ser una mezcla entre un rottweiler y Cruela de Vil en un mal día, obviamente ese mal humor se descarga, como es lógico contra el tonto con el que hay mas confianza (el concubino o concubina), transpolando la realidad las rabietas típicas por falta de hambre suelen tener como muletillas el: “últimamente estas de mal humor” o “te molestas por todo” y el clásico “para que compras pan si es sabes que estoy a dieta”.

 Por todo ello amigos y sobre todo por amor a la persona con la que estamos, dar apoyo moral a la persona que queremos y porque no, aflojar un poquito con los postres que nunca viene mal…

 dieta-en-pareja-916518

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s