El concubinato en braille.

amor-entre-ciegos_www_Humor12_comHace unos meses iba en el metro de pie leyendo y en una de las paradas, entra una pareja de ciegos de mediana edad, se coloca junto a mi. Por ello empiezo a oír, que ella le estaba recriminando a él, según la conversación él se había olvidado de traer consigo una cosa intrascendente, algo así como que, se había olvidado los pañuelos de papel en casa. Ella no paraba de reclamárselo, haciendo exclamaciones del estilo de “no puedo creer que te los hayas olvidado. Mira que te dije varias veces trae los pañuelos. No se como haremos sin pañuelos”.

Yo que casi podía rozarme con ellos lo escuchaba todo y pensaba, dios mío mujer, déjalo tranquilo, son solo unos pañuelos, pobre hombre se los habrá olvidado porque no los podía encontrar en su estado, si hubiese tenido pañuelos se los daba sin pensarlo.

El hombre aguantaba callado, estoico, casi inmune a esa artillería de reproches que le tenía que estar reventando los oídos. Comencé a creer que ese hombre estaba temporalmente sordo o que tenía una aureola de hierro que le protegía los tímpanos. Pero poco a poco me di cuenta, que su lenguaje corporal indicaba que ese hombre había apagado su cerebro, ya simplemente, realizaba unos pequeños gestos como de disculpas a los que cada tanto acompañaba con un “en cuanto bajamos compramos unos pañuelos”. Ella seguía y seguía con su discurso.

En ese momento, justo en ese momento, me di cuenta que ni siquiera ser ciego nos librara de una bronca sobre algo banal por parte de nuestra pareja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s